La Inglaterra de Jones enfrenta el desafío de liberarse contra Japón | Serie de Naciones de Otoño

middie Jones acababa de anunciar su equipo para el partido del sábado contra Japón cuando se sentó para responder preguntas, escudriñó la habitación y vio a Ayumu Goromaru en la esquina más alejada. En resumen, Goromaru fue el lateral que pateaba los goles cuando Jones llevó a los Brave Blossoms a la victoria de 2015 sobre Sudáfrica, lo que puso en marcha su nombramiento como entrenador en jefe de Inglaterra unos meses después.

Los ojos de Jones se iluminaron cuando vio a Goromaru, glorificado en Japón en la medida en que se hizo una estatua de bronce de tamaño natural en su honor y una jirafa bebé que lleva su nombre en el zoológico de Hamamatsu, antes de pasar al japonés con su antiguo cargo, en la sala de transmisión. trabajar. Aquí había un recordatorio de la relación de Jones con el país y de cómo y cuándo entró en la conciencia más amplia del rugby inglés hace siete años. Owen Farrell también reflexionó sobre eso esta semana, recordando cómo estaba escuchando “el Milagro de Brighton” en la radio antes de entrar corriendo a la puerta principal para ver los últimos momentos en la televisión.

En el período siguiente, Jones ha mantenido sus estrechos vínculos con Japón. Hubo, por supuesto, la Copa del Mundo de 2019, donde los patrocinios y el trabajo promocional a veces eran difíciles de evitar, una propiedad comercial tan atractiva era Jones, y consulta en Tokyo Sungoliath en su tiempo libre. La Unión de Fútbol de Rugby siempre ha insistido en que está bien con eso y Jones lo explica como el cumplimiento de su constante amor por el entrenamiento, enfadándose cada vez que surge el problema. Sin embargo, volvió a surgir esta semana, cuando estaba explicando el brillo posterior a la Copa del Mundo que se apoderó de Japón antes de que llegara el covid.

“Después de 2019, recuerdo haber ido a un juego, como fanático porque no se me permite hacer ningún trabajo de consultoría allí porque ustedes me golpean todo el tiempo”, dijo sobre asistir a “NEC v Suntory en la parte trasera de los suburbios del oeste de Tokio. Tuve que ser escoltado fuera del suelo, me asaltaron por completo. Mi esposa tuvo que venir a buscarme. Estaba atrapado contra esta caravana de sushi y los fanáticos venían de todas partes”.

Japón, no lo olvidemos, está en el grupo de la Copa del Mundo de Inglaterra el próximo año. El sábado, cuatro jugadores de Sungoliath comienzan para Japón con otros dos en el banquillo. Sin embargo, la sugerencia de que existe un conflicto de intereses es un anatema tanto para la RFU como para Jones, y también se debe tener en cuenta que John Mitchell, el actual entrenador de defensa de Japón, tiene un conocimiento íntimo de la mayor parte del equipo de Inglaterra. “Pueden ver todo lo que quieren ver sobre nosotros en el video, al igual que nosotros podemos ver todo lo que queremos ver sobre ellos”, dijo Jones. “Tengo bastante conocimiento del rugby japonés y de los jugadores japoneses, pero no son los entrenadores los que juegan el juego”.

Los ojos de Jones se iluminaron después de ver a Ayumu Goromaru en la preparación para el partido de Inglaterra contra Japón. Fotografía: Stefan Wermuth/Reuters

Jones solo ha entrenado contra Japón con Inglaterra una vez antes y, aunque el libro de contabilidad registra una victoria rutinaria de 35-15, fue una etapa importante en el camino hacia la Copa del Mundo de 2019. Inglaterra estaba perdiendo por cinco puntos en el medio tiempo y había sido expulsada del parque por Japón. Danny Care pasó casi cuatro años en el exilio internacional después, Zach Mercer y Alex Lozowski, que fallaron una entrada crucial, nunca han aparecido para Inglaterra desde entonces y los jugadores se refieren a él como el juego “Black Hole” porque varias carreras de prueba desaparecieron. . Jones tuvo que convocar a Farrell desde el banquillo en el medio tiempo y, aunque ambos se mostraron reacios a hablar de ese partido esta semana, se siente que fue clave para afianzar las opiniones para Japón 2019.

El partido del sábado podría tener la misma importancia porque Japón ofrece un peligro claro y presente mientras Inglaterra debe sacudirse su letargo antes de enfrentarse a Nueva Zelanda y Sudáfrica y afirmar una identidad que ha sido demasiado difícil de precisar últimamente. Los jugadores piensan que el miedo a cometer errores es el problema y la mente vuelve a una historia de los días de Jones entrenando a Japón cuando canceló el entrenamiento porque sintió que su equipo estaba completando sesiones por un sentido del deber. Incapaces de cumplirlo, parecían haber sido enviados “a prisión”, según Jones, quien buscaba recordarles, “tienes que practicar deportes con algo de amor en tu corazón”.

Inglaterra, al menos en el campo, se ha mostrado últimamente como si le vendría bien un poco más de amor en sus corazones, un poco más de libertad de expresión, menos tensión tanto en la mente como en el cuerpo. “Necesitamos liberarnos y simplemente salir y ser los jugadores que sabemos que somos”, dijo Maro Itoje. “Es importante para mí conducir eso. Sé que juego mis mejores juegos cuando soy individual, donde energizo al equipo a través de mis acciones”.

Guía rápida

Equipos de Inglaterra vs Japón

Espectáculo

Inglaterra Mayordomo; Nowell, Porter, Farrell (cap.), May; Smith, Van Poortvliet; Genge, Cowan-Dickie, Sinckler, Ribbans, Hill, Itoje, Curry, Simmonds
reemplazos George, M Vunipola, Heyes, Coles, B Vunipola, Youngs, Slade, Tuilagi

Japón Yamanaka; Matsushima, Riley, Nakamura, Van den Heever; Yamasawa, Nagare; Inagaki, Sakate (capt), Gu, Dearns, Cornelsen, Leith, Himeno, Tatafu
reemplazos Norikoshi, Millar, Kizu, Van der Walt, Labuschagne, Saito, Lee, Fifita

Sábado 15:15, Twickenham

Gracias por tus comentarios.

Se espera una respuesta a la derrota de Argentina del pasado domingo y Jones tiene razón al decir que hay algo en la psique inglesa en el que estar “bajo la bomba” evoca una respuesta. Fue evidente en la segunda Prueba contra Australia en el verano, cuando Ellis Genge marcó la pauta con un atronador acarreo a través del capitán de los Wallabies, Michael Hooper. “Cada vez que un individuo en el equipo hace una gran entrada o un acarreo, o un robo en el lineout, una acción positiva, la gente lo ve y piensa que quiere ser parte de eso”, agregó Itoje. “Esas acciones solo tienen un impacto positivo, en términos del juego inicial y la mentalidad de querer tomar la delantera”.

Puede que sea así, pero si se desvía demasiado, Japón tiene el arsenal perfecto para explotarlo y, en muchos sentidos, son la peor oposición para un equipo que intenta liberarse. Ese es el desafío al que se enfrenta Inglaterra, su campaña de otoño depende de si pueden estar a la altura.